La puerta blanca no pasa de moda. Es un color por excelencia lleno de luminosidad y crea sensación de amplitud y limpieza. Pero además es elegante si le añades algún fresado.