La cocina elegante por excelencia debe aunar las formas minimalistas y la ergonomía.

 

La personalidad y vitalidad se lo dan el uso de líneas puras y depuradas.